Do, re, mi, fa, sol….

La música ha llegado a la clase de los pingüinos a través de los medios de comunicación. Trabajando el hábito de mente “expresar” nos han deleitado con diferentes instrumentos musicales, despertando en ellos los sentimientos más escondidos y dejándonos de muestra estás bellas imágenes.